Log In

Acceder

¿Ha olvidado su contraseña?

Subtotal del carrito: € 0,00

INSENSIBILIDAD ANTE LA CRISIS EN LAS FAMILIAS

11/12/2015

INSENSIBILIDAD ANTE LA CRISIS EN LAS FAMILIAS

ies vinyet
Mi hijo Pol que cursa 4o de ESO en el IES Vinyet no pudo acceder al viaje de fin de curso por problemas económicos que nos impedían asumir un gasto de este tipo. Pol lo asumió resignado pero muy triste como un niño que es, pero si no se puede no se puede. En estos momentos "gracias" a un cumulo de circunstancias que nos han llevado a incluir en la unidad familiar a mi madre y suegra por problemas graves de salud que les impide vivir solas, estas le aportarán el coste del viaje de su exigua pensión.

Ante estos hechos excepcionales pedimos a la directora una reunión, amparados en esta excepcionalidad y con la sensibilidad esperada de un cargo de este tipo en la situación economica actual de las familias, que nos ha costado dos semanas conseguir y que solo se ha dignado concedernos ante una alusión a conserjería de denunciarlo ante inspección, porque: ¿Tan ocupada esta la directora para atender un problema que afecta a un alumno para no encontrar un corto espacio de tiempo? Pues no, el problema es que ya sabia para que y quien era por lo que no tenia interés en atendernos. Bueno el resultado es el siguiente: falta de sensibilidad, empatía, dignidad, profesionalidad que conlleva un cargo en la educación y otras cosas que prefiero no decir ante una situación económica como la actual que desde su puesto de trabajo asegurado y alejado del mundanal ruido, seguramente se ve muy lejos. En fin el caso es que despues de exponerle nuestra situación ha empezado a alegar que están comprados los billetes desde hace un mes porque dieron un limite de inscripción para el día 5.11. Como esto es una excusa que le hemos desmontado por nuestro conocimiento del sector viajes, a dicho el motivo real que no es otro que la persona dedicada a organizar el viaje no tiene tiempo para perder haciendo una excepción justificada como esta y que el resto de niños/familias que han decidido no ir podrían cambiar de opinión y colpsarlos.

El resultado es que nuestro hijo se queda sin viaje porque no tuvimos dinero para pagar el viaje y ahora que se dan unas circunstancias extraordinarias y absolutamente excepcionales para ser una excepción a la regla, no se puede cambiar para no dar ejemplo y que el resto de personas que no querían ir ahora vengan todos en masa a hacerlo y colapsen a la pobre funcionaria que organiza el viaje.

Despropósito lamentable que entristece a un niño que no tiene la culpa de una crisis que el no ha creado.

Josep Amador Gutiérrez