Log In

Acceder

¿Ha olvidado su contraseña?

Subtotal del carrito: € 0,00

CASA VILELLA ABRE PUERTAS ESTE MES DE ABRIL

05/04/2017

CASA VILELLA ABRE PUERTAS ESTE MES DE ABRIL

Galeria Fotográfica

hotel casa vilella sitges

casa vilella sitges
Sitges recupera una de sus joyas novecentistas convertida en hotel

El HOTEL

El emblemático edificio de la Casa Vilella, situado en primera línea de mar, en el Paseo Marítimo de Sitges, abrirá sus puertas reconvertido en hotel este mes de abril, después de una profunda reforma, que le ha permitido recuperar su esplendor.
Con catorce habitaciones decoradas de forma exclusiva, este encantador refuerza la oferta turística de calidad de Sitges con un nuevo concepto de alojamiento exclusivo y de calidad, donde la atención y el cuidado en los servicios constituyen su filosofía.

Las habitaciones de Casa Vilella han sido diseñadas de forma exclusiva en cada caso y con mobiliario hecho a medida. Ocho de las habitaciones son dúplex y tienen vistas al Mediterráneo. El resto tienen vistas al jardín, que también ha sido recuperado y acondicionado con motivo de la reforma del edificio.
El hotel dispone también de zona chill out, terraza, salón con chimenea, garaje interior, piscina, jardín, sala de fitness y restaurante propio. El jardín constituye un espacio adaptado a disfrutar de la tranquilidad y el relax, tanto por la mañana como al mediodía, tarde y noches.
Casa Vilella ofrece desayunos a la carta, restaurante de cocina mediterránea y servicio de cócteles. Bar en la zona de la piscina y terraza con vistas al Paseo Marítimo abierta por los clientes que no estén alojados.
El establecimiento abrirá los doce meses del año.

Historia

En 1919 Joan Vilella encargó al arquitecto reusense Joan Rubió la construcción de este edificio novecentista. Residencia de veraneo de la familia hasta la década de los años 30, el espacio fue casa de acogida para niños refugiados de la Guerra Civil entre el 1938 y 1939 costeada el pueblo cubano.
En los años sesenta, con el boom del turismo, se convirtió en la Residencia Helvética, actividad que siguió hasta que finales de los noventa cuando cerró.
Desde entonces, la casa ha sido desocupada, deteriorándose hasta llegar a un estado inhabitable.
Ahora, uno de los bisnietos del propietario, Pablo Salvador, ha adquirido la propiedad y se ha encargado de dirigir las obras de rehabilitación que han convertido la centenaria casa familiar en un hotel de lujo en primera línea de mar del Paseo Marítimo de Sitges.